Conceptos que les ayudarán a rellenar el formulario y que han de incluirse en el convenio regulador.

Convenio regulador

El convenio regulador es un acuerdo bilateral, indispensable para la tramitación de la separación o divorcio por el trámite de mutuo acuerdo, en el que los progenitores o los cónyuges regulan las consecuencias jurídicas de su separación o divorcio.

 

En el caso de las parejas de hecho con hijos menores de edad se regulan las relaciones de cada uno de los progenitores con su/s hijo/s.

 

El convenio regulador se presenta junto con la correspondiente demanda y tras ser ratificado por las partes en el juzgado, será aprobado por la autoridad judicial, previo informe favorable del Ministerio fiscal cuando existan menores de edad.

Diferencias entre divorcio y separación

El divorcio supone no solamente el cese de la convivencia sino el fin del matrimonio, mientras que la separación supone solamente la suspensión de la convivencia.

 

El cónyuge divorciado se puede volver a casar mientras que el separado, jurídicamente sigue casado, por lo que no tiene esta opción.

 

Si la pareja se reconcilia, y han tramitado el divorcio, tienen que volver a contraer matrimonio, si lo desean, mientras que la pareja separada, no debe hacer este trámite.

Trámites y condiciones

A través de ADIÓS MI AMOR, usted contrata los servicios de un abogado para la tramitación de su divorcio, separación o un procedimiento de guarda y custodia en el caso de las parejas de hecho, por el trámite de mutuo acuerdo, o sea una vez los cónyuges hayan alcanzado un acuerdo.

 

Para el caso que las partes no alcancen un acuerdo, estamos ante un divorcio contencioso, que por sus particularidades no se puede tramitar on-line, de modo que tendría que ponerse en contacto con nuestros abogados para concertar una cita. SOLICITA CITA AQUÍ.

 

Una vez usted haya solicitado información a través de la página web, el abogado que se encargará de su asunto se pondrá en contacto con usted vía email, con el fin de indicarles los pasos a seguir y el importe de los honorarios, ya que éstos varían en función de las características de cada caso.

 

Asimismo, en dicho email el abogado le indicará el formulario que tendrá que rellenar y que posteriormente le remitirá también por vía email. A través de dicho formulario usted proporcionará a su abogado toda la información necesaria para poder redactar el correspondiente convenio regulador, de modo que la finalidad del formulario es poder ofrecerle un servicio profesional y a su medida.

 

Una vez haya remitido el formulario, su abogado le remitirá en el plazo máximo de 3 días hábiles el convenio regulador que tendrían que firmar ambas partes y que devolverán firmado al abogado por correo certificado o mensajero, en la dirección que se le indica.

 

Los honorarios incluirán también la obtención de los certificados de matrimonio o de nacimiento de los hijos, siempre y cuando consten inscritos en los registros civiles españoles, certificados indispensables para la tramitación de su procedimiento judicial.

 

Una vez firmado el convenio, se presenta la demanda ante el juzgado competente, que en un plazo aproximado de dos o tres semanas, señalará día y hora para que ustedes acudan al juzgado con el fin de ratificar el convenio regulador firmado, y mostrar así su conformidad con su contenido.

 

Una vez realizado el anterior trámite y en el caso que haya hijos menores de edad, se da traslado al Ministerio Fiscal, para que emita su informe sobre si los pactos contenidos en el convenio protegen o no los intereses de los menores.

 

Una vez cumplimentado este trámite se dictará la sentencia de separación, divorcio o adopción de medidas paterno-filiales en caso de las parejas de hecho con hijos menores de edad, que se le remitirá, finalizando así su procedimiento.

 

Matrimonio/parejas con hijos

Cuando nos referimos a divorcio con hijos, tenemos en cuenta: el matrimonio con hijos menores de edad, el matrimonio con hijos mayores de edad pero dependientes económicamente de sus padres y la pareja de hecho con hijos menores de edad, ya que al existir menores tienen que realizar el mismo trámite judicial.

Custodia y patria potestad

La custodia se atribuye a uno de los progenitores con el que vivirá/n el/los hijo/s. La custodia también puede ser compartida cuando el/los hijo/s viven con ambos progenitores.

 

Independientemente de si la guarda la ejerce uno de los progenitores o es compartida, el progenitor con el que no está/n el/los menor/es que tiene derecho a un régimen de comunicación con su/s hijo/s que consiste normalmente en uno o dos días durante la semana y fines de semanas alternos, durante el periodo escolar. Los periodos vacacionales (Navidad, Semana Santa y verano) normalmente, se reparten por igual entre ambos progenitores.

 

La patria potestad, normalmente es compartida entre ambos progenitores, independiente de forma en la que se ejerce la guarda, y representa un conjunto de derechos y obligaciones que afectan a la salud, educación y crianza de los hijos. En casos excepcionales un progenitor puede ejercer de forma exclusiva la patria potestad bien con el consentimiento del otro progenitor, o bien porque el otro progenitor ha sido privado judicialmente.

Vivienda familiar

El domicilio donde ha vivido la familia hasta la separación goza de una especial protección en el derecho de la familia. Se suele atribuir al progenitor que tiene atribuida la guarda de los menores hasta que alcanzan la mayoría de edad o la independencia económica de sus padres. En caso de no existir hijos, se atribuye a su propietario o a uno de los cónyuges, cuando éste se encuentre en una situación más necesitada de protección.

Pensión alimenticia y gastos extraordinarios

La pensión alimenticia se establece para la manutención de los hijos menores de edad y va a cargo del progenitor que no tiene atribuida la guarda de los menores, aunque en ciertas condiciones se puede establecer también en el caso de una custodia compartida.

 

Para establecer la cuantía de la pensión, por un lado se tienen en cuenta las necesidades del menor así como la capacidad económica de quien debe abonarla.

 

Los gastos extraordinarios, son aquellos gastos del menor que no son previsibles, como los gastos médicos, quirúrgicos, de ortodoncia y demás no cubiertos por la Seguridad Social, y normalmente se costean por mitad entre ambos progenitores.

Pensión compensatoria

La pensión compensatoria se establece a favor de uno de los cónyuges cuando el divorcio o la separación le produce un desequilibrio económico respecto de la situación existente durante el matrimonio.

 

El importe de la pensión se establece en función de la edad del cónyuge, el nivel de preparación, las posibilidades de acceder al mundo laboral, la dedicación a la familia y/o actividades económicas del otro cónyuge, la duración del matrimonio y los medios económicos de ambos cónyuges.

 

La pensión se puede establecer por un periodo determinado, de forma indefinida o en un único pago.

Régimen económico matrimonial
El régimen económico es el conjunto de reglas que determinan la relación económica entre los cónyuges y con terceros.

 

  • Régimen de gananciales: El régimen económico en las zonas de aplicación del derecho común, o sea en aquellos territorios donde no existe un derecho foral, es el régimen de gananciales. Según este régimen, al contraer el matrimonio, se forma una comunidad de bienes que, en caso de disolución de dicho matrimonio, deberá ser repartida entre ambos cónyuges.

 

  • Régimen de separación de bienes: su principal característica es que los bienes que se tuvieran antes de contraer matrimonio y los que se adquieran después por cualquier título, pertenecerán a cada cónyuge, es decir, que cada cónyuge conserva la propiedad de todos sus bienes obtenidos antes y durante el matrimonio.

 

  • Régimen de participaciones: es el régimen en el cual los cónyuges tienen derecho a participar en las ganancias obtenidas por el otro cónyuge durante todo el periodo de vigencia del régimen.

 

  • Liquidación del régimen económico: Una vez se tramita el divorcio, o posteriormente, los cónyuges pueden proceder a la liquidación del régimen económico matrimonial, o sea, pueden acordar la manera de repartirse los bienes muebles y/o inmuebles. La ventaja de proceder a la liquidación junto con el divorcio es que la sentencia que se dictará en el procedimiento de divorcio se registrará en el Registro de la Propiedad para inscribir el cambio de titularidad de los bienes inmuebles, lo que implica un ahorro considerable en gastos de notaría y registro.
Forma de pago

El pago de los honorarios pactados se realizará en el momento de la contratación de los servicios. En caso de cancelar su solicitud en un plazo máximo de 24 horas desde la solicitud, el importe abonado le será devuelto íntegramente.

 

El pago ha de ser unitario, no puede ser abonado por separado por cada uno los cónyuges o de las partes.

Cancelación

Si decide paralizar el procedimiento una vez que haya recibido la propuesta del convenio regulador, deberá abonar el 80% los honorarios de abogado acordados, por lo que se le devolverán el 20% de los honorarios de abogado y los honorarios del procurador.

 

Y usted decide paralizar el procedimiento una vez presentada la demanda ante el Juzgado correspondiente, no se le reembolsará cantidad alguna.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando entendemos que da su consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies